top of page
Buscar

Las células madre mesenquimales combaten la enfermedad injerto contra huésped

La enfermedad de injerto contra huésped crónica (EICH) es la principal causa de fallecimientos no relacionados a recaídas tras implantes de células hematopoyéticas y reduce considerablemente la calidad de vida de los pacientes sobrevivientes. Un estudio revela que las infusiones de células madre mesenquimales pueden ser una solución para rescatar a pacientes con esa enfermedad resistente a esteroides y como profilaxis para los casos agudos, gracias a su capacidad de modular la proliferación, activación y maduración de los linfocitos B y T.

Las células madre mesenquimales ayudan a pacientes con EICH crónico y agudo

Una investigación evaluó los efectos de hasta cuatro infusiones de células madre mesenquimales extraídas de la gelatina de Wharton del cordón umbilical y placenta en personas que fueron sometidas a trasplante de células hematopoyéticas haploidéntico y que tras 100 días no desarrollaron EICH crónica y aguda. Se trataba de adultos con enfermedades hematológicas malignas, en los que se evaluó la incidencia de la enfermedad y las variaciones en la cantidad de linfocitos T, B y NK.

Se hicieron dos grupos con 62 pacientes cada uno: un grupo de control y otro de células madremesenquimales. Los del último grupo recibieron una infusión de células mesenquimales y los del primero recibieron una solución salina, además, fueron suspendidos doce pacientes por recaída o EICH crónica y dos se perdieron durante el seguimiento.

En el grupo de células madre mesenquimales, 17 desarrollaron EICH crónico y de ese número 14 desarrollaron la enfermedad leve al terminar el tratamiento con Ciclosporina A y solo 3 desarrollaron EICH grave. En el grupo de control, 30 pacientes desarrollaron EICH crónica y de ellos 22 presentaban la enfermedad en estado leve y 8 fueron casos graves, además, 7 pacientes presentaron EICH crónica y grave de pulmón, lo que no ocurrió en el grupo de células mesenquimales.

Se evaluaron, además de estos resultados, las poblaciones de linfocitos en los pacientes. Los investigadores notaron que las células NK se redujeron tras el implante de células madre. Tras las infusiones, observaron que las poblaciones de células B de memoria CD27+ y células T reguladoras eran mucho más altas que en el grupo de control. Notaron también que, tras las infusiones celulares, la proporción entre los linfocitos Th 1 y 2 se revirtió, ya que disminuyó la cantidad de Th2 e incrementó la de Th1.

En investigaciones anteriores se había reportado que la enfermedad de injerto contra huésped crónica es un síndrome autoinmune, que se relaciona con cambios fibroproliferativos, además, ya se conocía que las células madre inhiben el incremento de Th2, que es un factor relevante en el desarrollo de fibrosis. Se relacionaba también la EICHc con el incremento de la Th2, lo que puede explicar la incidencia reducida observada tras las infusiones celulares.

Se sabe también que la reconstitución de células B CD27+ se relaciona con la óptima aceptación del trasplante y se ha observado que las personas con EICHc presentan una deficiencia de células CD27+. Otros investigadores han demostrado que el incremento de células NK se asocia con mayores posibilidades de desarrollar EICHc y EICHa. Los resultados sugieren que las células mesenquimales pueden ser útiles como profilaxis para lograr menores incidencias de EICH crónica y evitar la EICH crónica en pulmones de pacientes con trasplantes de células hematopoyéticas haploidénticos.

Si desean recibir un tratamiento de células madre en México extraídas de la gelatina de Wharton y placenta para la EICH crónica u otras enfermedades, marquen al (55) 4363 9783, (55) 5573 0824 o visítennos en Zapotecas #24, Pedregal de las Águilas, alcaldía Tlalpan, CDMX.




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page