2f8bbd17a28625b68fc3b70aa75607e0.shutterstock_628319114.jpg

La otorrinolaringología es la especialidad médica encargada de las patologías del oído, nariz y garganta. Atiende aspectos importantes para nuestra vida diaria como pueden ser el habla, la audición, la respiración y el equilibrio.

Se trata mediante medicamentos, rehabilitación o intervenciones quirúrgicas según el caso. Sus cirugías se caracterizan por ser cortas y frecuentemente ambulatorias.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • No oír con claridad o no distinguir bien las palabras en la vida diaria, en ambientes ruidosos, o en conversaciones telefónicas.

  • Oír ruidos internos tales como pitidos, zumbidos, chasquidos o palpitaciones.

  • Dolor o supuración de oídos.

  • Sensación de presión en los oídos.

  • Dificultad para igualar la presión en los oídos tras un viaje en avión, subir a un puerto de montaña o bucear.

  • Sequedad o sangrado de la nariz.

  • Producción excesiva de moco.

  • Dificultad para respirar a través de la nariz.

  • Catarros, faringitis o amigdalitis de repetición.

  • Roncar por las noches.

  • Hacer pausas respiratorias durante el ronquido.

  • Cambios en la voz o ronquera habitual o tras hablar durante largos periodos de tiempo.

  • Dificultad para tragar.

  • Vértigo, mareos y desequilibrio.

  • Aparición de bultos en el cuello.